martes, 29 de octubre de 2019

CUANDO INSISTEN EN QUE LA EMPRESA DE MALLORCA DE 1229 ES UNA CONQUISTA CATALANA...


Hoy en día es una afirmación muy extendida que la conquista de Mallorca de 1229 fue el inicio de la expansión del imperio catalán por el Mediterráneo, que fue una conquista catalana y que los catalanes nos trajeron la lengua catalana y que por esto la lengua “propia” de Mallorca es la lengua catalana. 

Pero resulta que la conquista de Mallorca de Jaime I no fue catalana. Y no lo fue por dos motivos fundamentales. Primero, la empresa de Mallorca fue la continuación de la reconquista cristiana iniciada trescientos años atrás desde los condados de la antigua Marca Hispánica. Recordemos, además, que la reconquista fue apoyada en 1064 por Roma con la proclamación por el Papa Alejandro II de la primera cruzada en territorio europeo. Y segundo, como en todas las conquistas de la Corona de Aragón sus participantes procedían de muy diversos territorios, básicamente Cataluña, Aragón y Occitania.

Es cierto que en la conquista de Mallorca participaron nobles catalanes, pero no hemos de olvidar que Jaime I era occitano, había nacido en Montpellier, y que su padre, Pedro el Católico, dominó gran parte de Occitania. Es por esto que participaron nobles occitanos, y además, como era el Rey de Aragón, también se embarcaron señores aragoneses en la cruzada de Mallorca. Pero además de los territorios aragoneses la empresa quedó abierta a todo el mundo cristiano, tal como se puede apreciar en la llamada de la conquista, omnes homines de terra nostra et aliunde venientes [todos los hombres de nuestra tierra y procedentes de otros lugares] , y como se puede observar en la nómina de conquistadores: R. Casals de Lerida, G. Castelo de Tortosa, Domingo de Tarazona, G. Seguer de Barcelona, Sapatel de Barcelona, G. De Zaragoza, Garcia de Huesca, Jacme de Montpelier, Feri de Marseyla, Matheu de Sabadel.


Con Jaime I embarcaron colectivos de las principales ciudades de la corona, las provenzales de Marsella y de Montpelier, las catalanas de Barcelona y de Tarragona y las ciudades aragoneses de Huesca y de Lérida —recordemos que en el momento de la conquista de Mallorca, Lérida forma parte del Reino de Aragón, motivo por el cual los ilerdenses, como los aragoneses, jurarán en 1243 heredero al Infante Alfonso en las Cortes aragonesas celebradas a Daroca—. También acompañaban a Jaime I eclesiásticos como Berenguer de Palou obispo de Barcelona, Guillermo obispo de Gerona y fray Bernardo de Campanes lugarteniente del maestre del Temple y sus principales barones como Nuño Sanchez conde del Rosellón, Guillermo II vizconde de Bearn, Hugo IV conde de Ampurias, los caballeros catalanes Ramón Alaman y Ramón Berenguer de Ager y los aragoneses Eixemén de Urrea y Pedro Cornell.

También desde Roma se animó a la conquista de Mallorca a todo el orbe cristiano. Día 29 de noviembre de 1229 el Papa Gregorio IX ordenaba al prior de los dominicos de Barcelona aconsejar a los clérigos y laicos occitanos de Arlés y de Narbona que ayudasen a Jaime I en la empresa de la conquista, concediéndoles las mismas indulgencias dadas a los cruzados de Tierra Santa. También  hay que añadir que la conquista de Mallorca llevaba impregnado el espíritu cruzado, ya que se realizó en la época de la Sexta Cruzada: jo vaig en aquest viatge per exalçar la fe que vós nos havets donada, e para baixar, e per destruir aquells que no creen en vós [yo voy a este viaje para ensalzar la fe que vos nos habéis dado, y para bajar, y para destruir a aquellos que no creen en vos]. Además en la Crónica Real del Rey Jaime podemos leer que los nobles participantes entendían, en todo momento, la conquista de Mallorca como la continuación del secular enfrentamiento entre cristianos y sarracenos: E quan foren tant prop los crestians dels moros, com serien quatre astes de llança de llong, giraren les testes los moros e fugiren [Y cuando estuvieron tan cerca los cristianos de los moros, como serían cuatro astas de lanza de largo, giraron las cabezas los moros y huyeron].

En ningún momento los participantes clamaron por una supuesta catalanidad de la conquista, de la misma  manera que en las crónicas de la época siempre se relató la toma de Mallorca como una gesta del Rey de Aragón y no del Rey de Cataluña: En lan 1229 lo dernier jorn de desember, ço el a dire la vigilia dan nuevo, pres lo senhor de Jacme de aragon Malhorgas an sas ostz [En el año 1229 el último día de diciembre, en la vigilia de año nuevo, el señor Jaime de Aragón tomó Mallorca con sus tropas].

No hay comentarios:

Publicar un comentario